Psicoterapia

El proceso terapéutico es un evento inminentemente relacional y, por tanto, establecer un buen vínculo será indispensable para su correcto desarrollo. Será desde ese contexto de confianza y seguridad donde nos marcaremos unos objetivos y trabajaremos para llevarlos a cabo de manera conjunta y consensuada, respetando los ritmos personales y tratando de potenciar las propias habilidades y desarrollando nuevas.

Normalmente no es un camino lineal, sino que está plagado de curvas y senderos que hacen que sea mucho más interesante e, inevitablemente, más real. Al final, llega un punto en el que nuestros caminos se separan; pero sabiendo que siempre hay un lugar al que poder regresar.

Psicoterapia Vigo

Proceso terapéutico individual

En ocasiones las personas sentimos que necesitamos ayuda para afrontar algún aspecto de nuestra vida. Cada cual a su forma puede beneficiarse de iniciar un proceso psicoterapéutico para lograr el objetivo de tener una mayor calidad de vida en las múltiples capas que nos componen; desde la afectiva a la relacional.

No todos los procesos son iguales y, por tanto, toda psicoterapia personal es diferente; las hay más breves por tratarse de cuestiones más puntuales o de una situación concreta y que necesita un acompañamiento; y otras más duraderas y profundas, en las que indagar en la historia de vida será necesario para desarrollar una mayor comprensión propia y así alcanzar ese mayor bienestar.

Un proceso terapéutico personal ayuda a entender cuales son los posibles orígenes de ese sufrimiento, localizar aquellos recursos que se han desarrollado durante la historia de vida y cuales siguen resultado útiles y cuales ya no lo son, para así desarrollar aquellos que faciliten el acercamiento a los objetivos que se quieren lograr.

terapia infantil y juvenil Vigo

Terapia infanto-juvenil

El trabajo con los niños, adolescentes y sus familias es indispensable para que los menores que necesitan atención terapéutica logren un correcto desarrollo emocional.

El enfoque orientado a la infancia y sus necesidades se ha demostrado básico a la hora de favorecer un adecuado desarrollo madurativo y también para prevenir sufrimiento psicológico en la madurez.

Esa concienciación y el trabajo desde esa visión permite acompañarlos en la obtención de autoconocimiento y nuevos aprendizajes que los ayuden a mejorar su afrontamiento personal, sus relaciones y su bienestar emocional.

Terapia familiar

La terapia familiar (o terapia sistémica) es un marco teórico y de comprensión de los problemas psicológicos diferente al de otros modelos, que permite salirse de lugares comunes y que facilita encontrar soluciones eficaces y originales, fomentando el ganar recursos durante el proceso psicoterapéutico, siempre al ritmo y con los objetivos del demandante.

Entiende, en términos generales, que mucho del sufrimiento humano tiene que ver con situaciones interaccionales (relaciones con los otros, con el entorno, contextos difíciles, etc.) y no con déficits internos, permitiendo tener una visión menos reduccionista y patologizante que la interpretada desde otros enfoques terapéuticos.

A pesar de su nombre, esto no significa que tenga que trabajarse con toda la familia; puede hacerse terapia individual, infantil, con adolescentes, de pareja o, sí, si fuera necesario, con el núcleo familiar o incluso con la familia extensa.

Esta formación principal, con el añadido de lecturas variadas y formaciones diversas, permite ayudar en gran cantidad de dificultades personales y/o interaccionales. 

Ejemplos de dificultades por las que se podría iniciar un proceso psicoterapéutico: