Martín Pardo Liñares

nº colegiado: G-6290

nº registro sanitario: C-36-003347

Nací en Vigo en 1990. Con 18 años me fui a Santiago a pasar frío, mojarme, aprender algo y, ya que estaba, estudiar el grado en Psicología, al que no llegué por vocación pero que en el camino acabé encontrando.

Fue al terminar el Prácticum cuando me tomé en serio la idea de que quería ser psicoterapeuta después de pelearme años con ella (todavía está por ver quién gana). Dos años de oposición al PIR, máster de Orientación Educativa, cuatro años de Terapia Familiar, máster de Psicología General Sanitaria, además de una amplia formación complementaria y varios años de experiencia, han acabado cristalizando en una manera de trabajar concreta, todavía en curso, que entiende este trabajo como un proceso artesano y humanista de hacer.

El carácter introvertido me ha enseñado mayoritariamente a escuchar y a hablar lo justo. Los que me conocen dicen que, por eso, cuando lo hago suelo tener algo que decir, aunque no siempre (por suerte) acierte. Estudioso autodidacta, conciliador y optimista con la vida ajena, me gusta acompañar a aquellos que me dan permiso en sus procesos, dificultades o dilemas, hasta que decidimos que es el momento de continuar por sí mismos, principal objetivo de este oficio.

Creo, como Fernando Colina, que nuestro cometido «empieza por no estorbar, continúa no abandonando, se dispone a favor de las necesidades de las personas y termina por ser prescindibles para ellas».